Optimización para la toma de decisiones

comprar-libro-Optimizacion-para-ingenieria

Por Alfredo Trespalacios

Son varios los roles que se unen en la industria para darle solución a diferentes problemáticas. También son variadas las metodologías que las ciencias administrativas han construido para resolver preguntas que surgen en las organizaciones; algunas de ellas involucran análisis cuantitativo. Este documento es sobre el uso de la optimización matemática.

La optimización matemática es una herramienta que permite encontrar aquellos lugares donde una función matemática puede ser maximizada o minimizada. Congruente esta descripción cuando se compara con el rol del administrador de una organización. Puede decirse que el administrador de una empresa tiene por responsabilidad coordinar la realización de las actividades suficientes para que se cumplan los objetivos de los accionistas. De allí que, si los objetivos de los accionistas pueden ser representados con una función matemática, el administrador deberá encontrar donde esta función es máxima, para el caso de la generación de valor, por ejemplo. Así mismo, para la reducción de costos, adecuación de la estructura de capital e inversión en portafolios de renta fija o renta variable, por mencionar algunos ejemplos.

Hallar recomendaciones para que este administrador realice de la mejor forma su gestión requiere de la Interacción entre el tomador de decisiones, los expertos de la temática a tratar y el analista encargado de la modelación matemática. Es este último, el analista encargado de la modelación matemática, quien debe capturar las preferencias del tomador de decisiones, la dinámica de las variables en cuestión y las capacidades de la empresa para luego transformarlas en expresiones matemáticas.

Un problema de optimización está compuesto de un criterio de decisión, una función objetivo, varias variables de gestión y algunas restricciones. El criterio de decisión y la función objetivo son la representación matemática de las preferencias del tomador de decisiones: maximizar utilidades, minimizar riesgo, entre muchas otras posibilidades. Las variables de gestión son halladas en compañía de los expertos en le temática, se puede construir dando respuesta a preguntas como ¿Cuáles son las variables que modifican la función objetivo (utilidades)?, ¿Cuáles son los elementos que el tomador de gestión puede modificar en la industria para cumplir sus objetivos?, ¿Cuáles son las alternativas de solución al problema? Sobre las restricciones, son estas expresiones matemáticas que reflejan la escasez en los recursos: ¿Cuántas horas disponibles tiene el equipo de trabajo? ¿Cuál es la capacidad de endeudamiento máxima de la empresa? ¿Cuál es la capacidad instalada? En una reunión de equipo de trabajo, para el analista será fácil encontrar las restricciones cuando el grupo de expertos hable de los “contra” de una posible solución o expliquen las dificultades para ejecutar alguna acción.

Una vez formulado el problema de optimización, queda en manos de las técnicas matemáticas aplicada su solución. Toda una vida profesional y académica puede ser dedicada a estos asuntos. Es clave que el analista involucrado en la operación tenga la formación pertinente en estos asuntos: Allí radica la robustez de la respuesta a la pregunta planteada.

Tan simple como un sí o un no, o tan complejo como la fracción del capital disponible que debe ser invertido en cada activo y cada momento del tiempo, será la recomendación final. Realizar el proceso de optimización nos acerca, de un lado a una mejor posición, y de otro lado nos brinda la sensación de que estamos haciendo todo aquello que es necesario.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te puedo ayudar?