¿Todos somos periodistas?

Renacimiento del Periodismo

Hoy en día cualquier persona tiene acceso a todo tipo de información al utilizar Internet. Con esa misma facilidad, cualquier persona, desde cualquier lugar, puede transmitir lo que encuentra en la red y crear contenido. Así como un joven publica, a través de las redes sociales, las fotos de su cumpleaños, así mismo puede reportar el terremoto que lo despertó en medio de la noche, de manera que la información sobre la catástrofe natural se trasmite inmediatamente a todo el mundo. De la misma manera, los usuarios de las redes realizan denuncias, manifiestan su opinión o, simplemente, informan algún acontecimiento. De modo que surge una gran inquietud, especialmente para aquellos que dedican su profesión y vida a estas labores: ¿Internet ha convertido a cualquiera en periodista?

Tal inquietud no aparece para atacar la profesión de los periodistas, quienes podrían sentirse ofendidos con estas afirmaciones tan sueltas, sino que es una invitación para repensar los fundamentos y principios del periodismo. La objetividad, la verdad, la independencia y el servicio al ciudadano serían los cimientos sobre los cuales se ha construido la labor periodística, sin embargo parece que se han distorsionado o quizás olvidado en el correr del tiempo, simplificándola en la mera tarea de informar. Por lo cual, pareciera que, si está es la única tarea del periodista, su papel será reemplazado por cualquiera que tenga un Smartphone.

Por ello, el autor, Miguel Ángel Sánchez de la Nieta, gracias a su labor profesional como periodista y docente, invita a sus lectores, estudiantes y profesionales, a retomar aquellos principios del periodismo, aprovechando las ventajas que ofrecen los avances tecnológicos, en vez de rehuirles y/o rechazarlas. Es utilizar las herramientas digitales para informar renovando los ideales de objetividad, veracidad e independencia, fortaleciendo la labor social del periodista con la comunidad que merece no solo llenarse de información sobre lo que ocurre, sino comprender los contextos, sin ningún tipo de sesgo político y económico.

comprar ahora

Deja un comentario